En el ensayo clasificamos la enfermedad en relación a unidades jerárquicas del imaginario. La concreción en género es una siguiente distinción a la que sometemos la organización porque la gravedad sigue siendo nuestra primera preocupación. Hallarnos cerca de la muerte o permanecer a la espera, seguido del hecho cultural de experimentar ser mujer u hombre son los sesgos que han de predecir si hemos de vivir más, terciando el índice de mortalidad en peligroso, en estrepitosamente masculino o arriesgadamente femenino. El alergólogo desaconseja leer el discurso apolillado al ser ésta una larva que destruye insensiblemente. Sin embargo el estadista prostituye desde la sagrada salud el contexto de vivir, restablecer la prédica es un ejercicio titánico, desechar el esfuerzo encierra en una fatigosa trilogía a quienes prefieren un menú nutritivo por variado.

Sentir desde un imaginario masculino o femenino es tan digno como hacerlo desde cualquier otra arista, desde el núcleo si se prefiere, desde fuera, desde la nada. También la cultura de nuestras sexualidades difiere y rastrea comunicación cuando el placer de los participantes consiste en la creencia de un intercambio, el engaño de la posesión. Estamos dotados de la capacidad de sentir y lo hacemos desde un lugar previamente sistematizado con tratos pautados por un discurso tan anejo como en ocasiones añejo. Es posible sentir alterando el discurso porque sabernos masculinidad y feminidad es legítimo por culturalmente humano. El modo de expresarlo es una opción más y feminismo no implica substitución. Implica discurso. El pasado es un timón de unidades jerárquicas, gobernarlo es un reto por el que merece la pena aprender a dirigir, un poder distante de hacer justicia.

Las palabras fabrican razón no justicia, algo que podemos subrayar quienes hemos sufrido la constante y gratuita violación de derechos bajo el alibi de la ignorancia o del fin que justifica. Es difícil apaciguar el dolor y el grito de represalia, porque se antoja injusto retenerlo, pero no es en sí la palabra en su tentativa justiciera capaz de engendrarla. Eso es polilla, ahora que sentirse mujer u hombre es una opción legítima que reconocemos albergada en un cuerpo vigilado, observado y clasificado bajo un dictamen jerárquico y susceptible de bochorno público. Urge ascender, descender o permanecer en el escalón pero observando desde una altura que permita visibilidad, endureciendo la capacidad de aceptar el símbolo como lo que es, un símbolo. Un tatuaje susceptible de mudanza entre personas con errores de fondo generados en el pasado, el complejo femenino, el masculino al que evitar suscribirse en la táctica de la mortificación. Ensaya chica. O chico, o envoltorio de la pretensión del ser. Esto no es más que un experimento, la oportunidad de poder ser en público.

La policía incautará bolsos con asa de puño americano, un arma prohibida

Reyes, la fecha que conmemora el asentamiento de la división de trabajo y la consiguiente reducción de todo tipo de esfuerzo, deviene a partir de ya en la fecha en la que esta servidora podrá festejar en años venideros su ahora recién estrenado estatus susceptible de vigilia. A saber: pertenezco al grupo de individuos acechados por la comisión interministerial permanente de armas y explosivos. El pasado 6 de enero, un sujeto que durante la jornada aseguraba profesarme amor eterno, me obsequiaba con un arma especialmente peligrosa para la integridad física de las personas. O sea, un bolsito de mano. Hay amores que matan.

Continue Reading →

Nunca me he presentado a un concurso de belleza, todo un contrasentido porque yo me mantengo gracias a mis copiosas virtudes. Copiosas, sí, copiosas. Y mira que podría haber sacado unas perrillas, pero preferí no contribuir a la mercantilización de tan restringida porción de mis encantos. Ya digo, probablemente un desatino pero esta servidora si se vende, lo hace al completo y al mejor postor, que no soy todavía reliquia y a mí no se me adquiere a miembros. Soy una mujer florero y con riego incorporado.

Continue Reading →

Me dicen que antes de condimentar, guise bien el discurso. Así lo haré. En el pasado la fecundación del óvulo se realizaba por el espermatozoide y entonces el óvulo era activado a la vida gracias al espermatozoide. Ahora la fecundación consiste en unir las células reproductoras masculinas y femeninas para dar origen a un nuevo ser, y entonces es el nuevo ser el que es activado por la unión de espermatozoide y óvulo. Gracias por el consejo, sin duda la invención de la thermomix ha dado un vuelco al discurso. Ahora ya sólo nos queda trepanar los cerebros, administrar el sermón, agitar y servir frío. Bien frío. Y con una hojita de hierbabuena, planta herbácea vivaz, de la familia de las Labiadas.

Contaba Leo Harlem que el aragonés no es que sea testarudo, es que tiene la razón. Nada que objetar. Añadir más bien, que otras geografías ambicionan la razón, a base de palos y por los cojones. Y oye, aquí tenemos principios de quita y pon. Ahora bien: aceptamos los cojones, qué remedio, pero nos sobran los palos. Es más, que los metan* en sus ortos, o sea: rectos.

*Meter: introducir, clavar, incrustar, penetrar, encerrar, insertar, inyectar, engarzar, empotrar o embutir. Ya digo: de quita y pon.


Acepto que las cosas disfrutan de una vida social, de modo que apruebo que el espejo del dormitorio me interrumpa constantemente y que la escalera de la terraza adopte políticas de desviación cuando llueve. Confieso que alguna que otra ostentación se aloja en el teclado y a veces incluso exijo un alto grado de autenticación en el perfume. Salir de casa se puede hacer cuesta arriba, responsable de los altercados de esta otra convivencia. Y reconozco que son cualidades que permiten harmonía, por más que incordie la hache.

Continue Reading →

Se suele explicar el caso azteca como un patrón cultural que camufla el canibalismo en una ofrenda a los dioses. Aunque la verdad es que poco camuflaba aquella gente, a juzgar por los testimonios literarios, que más que textos parecen recetas. En resumen, esos fanáticos sufrían una obsesión maniática por la sangre, la tortura y la muerte. Y no hemos mejorado mucho. Me temo que la parrilla de la actualidad sufre alteraciones nada desdeñables.

Continue Reading →

Conjunto de desconocimientos que aglutina un grupo social en una determinada época y que permite desarrollar su juicio crítico. Es lo que se conoce como el efecto inconsciencia. Alguna también plurilingüe.

Es la división de la libertad madre en dos libertades hijas y en la que cada nueva libertad es un individuo con estructuras y funciones idénticas a la libertad madre. Este tipo de reproducción la presentan organismos tales como nosotros.

Accesibilidad para la mitad de la población. La otra mitad puede rellenar la hoja de reclamación y quedar a la espera de que se realice con dinero público alguna chapuza.

Escrito basado en la posición relativa de los astros o selfie de la actualidad que predice que todo lo que no sucede está escrito. Su origen se halla en una realidad agotadora.

Mujer hermosa, implacable, resistente, valiente, inteligente, comprensiva, tenaz, virtuosa y de trato exquisito. Con nombre, apellidos, carnet de identidad y a la espera de nacionalidad si el día equis supo qué es un bolillo.

Presuponemos la honestidad del discurso y despistamos el esfuerzo de disociación. Pero ese esfuerzo no siempre es recompensado porque las piezas se ubican en jurisdicciones distantes. La falta de honestidad plantea también un formato, y honrado, si previo aviso. Atentos a quienes se integran con demora, los tertulianos de radio recuerdan al oyente una y otra vez el asunto del coloquio. No así el texto, cuyo espacio disuade en sus milímetros el exceso de insistencia que justifica la lectura. En cambio, dilapidamos los segundos forzando la voz mientras el milímetro refleja el eco a lo largo del tiempo. Es una cuestión de sustancias, familiarizarse con cómo nos atienden. A veces preferiría otro medio porque en este no sé gritar. Vertidos en esta pantalla, sólo podemos ser buscados y escuchados desde un atractivo ceñido a la anatomía de una página rara y harta de letras. Malos tiempos para el deseo.

Leo el discurso y me consuelo porque vuelvo a creer que es en la utopía donde verdaderamente nos hemos acuartelado, un exceso que deteriora el medio ambiente, lo avinagra. El drama actual consiste en levantarse de la cama recalando el pensamiento allí donde la tentativa bípeda se convierte en un esfuerzo sobrehumano. No hemos logrado sofocar la evolución por más que tratemos de extinguirnos con esta actitud sedentaria y eso sí que tiene mérito, aunque sólo atribuible a la naturaleza en su conjunto. Por algún motivo seguimos aquí.